El centro de rescate persigue la recuperación en persona

By Sheryl Greenwood | Ecuador in South America

Después de un año y medio de estrictas regulaciones por la pandemia y reuniones virtuales, Dios abrió la puerta para que el ministerio de “Sanar las heridas del corazón” nuevamente tuviera lugar en persona. Este taller de sanidad de trauma emocional ofreció la oportunidad para 15 adolescentes de un centro de rescate que han sido abusados sexualmente, para experimentar las manos sanadoras de Jesús. 

“Fue difícil darme cuenta de que las heridas de mi niñez todavía me han afectado y que necesitaba expresarlas y perdonar”, dijo uno de los participantes en el taller. 

Los tres facilitadores pasaron dos semanas con los adolescentes realizando juegos y enseñándoles acerca de la recuperación emocional de traumas usando historias y lecciones de la Biblia. Inicialmente, estaban muy reservados y vacilantes en participar, pero a medida que pasaba el tiempo, se familiarizaron, se unieron a las actividades y respondieron cada vez más. 

A pesar de luchar por el perdón hacia su abusador al comienzo del taller, el último día una joven dijo que las enseñanzas la habían ayudado mucho en este proceso y deseaba avanzar en su propia sanidad interior. 

Cada adolescente recibió su propia Biblia el primer día, y al final del programa recibieron un certificado, una celebración y una cajita de Navidad del ministerio Samaritan's Purse. ¡No podían haber estado más contentos! “Estamos agradecidos por tener una Biblia para poder aprender más acerca de Dios”, expresó otro adolescente. 

Cinco de las chicas también recibieron cajas para sus bebés que viven con ellas en el centro. 

Los miembros del equipo SIM volvieron a visitarlos para seguir construyendo relaciones con las adolescentes, comenzando un huerto comunitario fuera de su comedor, plantando juntos y educándoles acerca de cómo cuidar y sostenerlos. 

El equipo de SIM que se ha involucrado en el ministerio de “Sanando las heridas del corazón”, ha estado muy agradecido con Dios por estas oportunidades de compartir la esperanza en Cristo en medio del dolor y ver cómo Dios ha abierto corazones que anhelaban la restauración.

Ore con nosotros

 • Que Dios use su Palabra para transformar la vida de los facilitadores y participantes ecuatorianos.

 • Por alianzas sólidas y buenas colaboraciones con más iglesias locales para multiplicar los trabajadores locales y actividades de expansión.

Lea más acerca del ministerio de “Sanando las heridas del corazón” a continuación.

Testimonios de participantes del taller para adultos durante junio y julio

“El taller de „Sanando las heridas del corazón” me ayudó a sanar mis heridas y me mostró cómo escuchar a los demás”. 

"La parte más importante para mí fue cómo perdonar y cómo escribir un lamento". 

“Todo fue útil, pero lo más importante para mí fue que pude expresarme y liberarme de las cargas pesadas que llevaba en mis hombros”. 

"El diagrama del proceso de duelo me ayudó a comprender dónde estaba en el proceso y cómo curarme".

SIM Asset Publisher Portlet

Publicador de contenidos

SIM Asset Publisher Portlet

Publicador de contenidos

Related stories

The seed planter

This week we were privileged to hear the testimony of a man whose life was eternally changed by a simple question. We invited Martin to sit around a table on our back porch to share with us how the Lord saved him, and how God opened his eyes to the truth of the Gospel. This is Martin’s story.

‘Nuestro primer encuentro con oyentes de la radio en la provincia de Loja’

The Waves of Hope Radio Ministry team took part in a local event where around 90 children were influenced for the gospel.

Un viaje en carro y el evangelio

Murray y su compañero de trabajo oraron para que Anita estuviera abierta a escuchar acerca del evangelio durante su viaje en carro. Mientras conducían, pasaron frente a una casa que tenía un versículo de la Biblia escrito en la pared, lo que provocó una conversación sobre la fe y el mensaje de salvación a través de Cristo.

Recovered health and renewed faith

Louise and a team from ELWA Hospital traveled to a remote village for a pop-up clinic. While there they treated many patients. One of these was a boy whose father had prior doubts about Christianity. Thanks to medication the team brought, the boy's health was restored, and in turn, his father's faith was renewed.