Liberado de sobredosis por Jesús

By Mark Lans y Julia Waidelich, Ecuador in América del Sur

Edgar's baptismo.

Edgar obviamente era un buscador de la verdad. Le gustaba todo lo que tenía que ver con Jesús pero no estaba seguro de que la Biblia fuera totalmente confiable y ciertamente no aprobaba la religión. Pensó que estaba bien agregar a Jesús a sus otras actividades, como el pensamiento religioso oriental y la cultura del alcohol y las drogas.

Cuando Mark conoció a Edgar, había estado involucrado en el ministerio de inglés de SIM en la ciudad de Loja, por más o menos un año. Asistió a clases de conversación en inglés, estudios bíblicos en inglés y discipulado uno a uno con otros dos misioneros de SIM. Mark y Edgar se reunieron varias veces aparte de esas clases y los estudios bíblicos en grupos pequeños durante los siguientes 3-4 años.

A mediados del segundo período de la familia de Mark sirviendo en Ecuador, su ministerio cambió a plantación de iglesias rurales y el ministerio de inglés en la ciudad se detuvo. El contacto con Edgar se ralentizó, pero otros dos misioneros de SIM y Mark seguían en contacto con él. Principalmente, Mark se enteró de la vida de Edgar a través de las redes sociales que reflejaban su búsqueda de drogas, alcohol y la sabiduría del mundo.

El año pasado, Mark y su familia regresaron a la ciudad de Loja. Allí fue cuando recibió un mensaje de Edgar que ciertamente no esperaba: Edgar le preguntó si podía ayudarle porque creía que iba a morir. Mark buscó un tiempo para reunirse con él al día siguiente, pero no tenía idea de lo que estaba pasando.

Edgar había tomado una sobredosis de una droga alucinógena, buscando una experiencia mística. Pero esto no era lo que Edgar esperaba, cuando se vio envuelto en llamas, imaginándose en el infierno. Con miedo mortal y desesperación, le gritó a Jesús que Él lo salvara, ¡y Jesús lo hizo.

Después de sobrevivir a la sobredosis, Edgar sufrió (y continúa sufriendo) un daño neurológico, que afecta su visión, equilibrio y concentración. Pero salió con una nueva vida, convencido de que Jesús es la única verdad y salvación.

"Unas semanas antes de nuestro tiempo de visita a nuestras familias enviadoras, tuve el privilegio de bautizar a mi amigo Edgar," dice Mark mirando atrás a este momento tan especial. “Y aún mejor fue escucharlo dando su testimonio a más de 30 miembros de su familia, que son casi todos no-creyentes. Edgar les confesó que Jesús era la única verdad, que Él amaba a Jesús y le agradeció por salvar y cambiar su vida. Animaba a su familia a seguir su decisión porque no sabían cuándo morirían, y no quería que perdieran su tiempo y sus vidas como él lo había hecho.”

Edgar todavía lucha con las consecuencias físicas y los ataques espirituales que continúan a su decisión por Jesús. Además, él es el único creyente en toda el área de esa aldea, y necesita compañerismo en Cristo. Pero ya una semana después de su bautismo y testimonio a su familia, compartió su nuevo deseo: después de recuperar fuerzas, quiere subirse a un burro, tomar su Biblia y viajar por su comunidad rural compartiendo su testimonio y el evangelio de Jesús.

En el área rural de la provincia de Loja, hay muchas personas sin esperanza eterna. Nadie debe vivir y morir sin escuchar las buenas noticias de salvación de Dios. ¿Orarás por esta necesidad grande? ¿Orarás para que Dios transforme más vidas?

Ore por:

  • Edgar, por su salud, crecimiento personal y firme caminar con Cristo.

  • Los pocos creyentes en la provincia rural de Loja, para ser un gran testimonio para sus comunidades, y que puedan compartir el evangelio con valentía.

  • Más obreros que vengan a servir en el campo de cosecha del área rural de la provincia de Loja.