El llamado a las misiones y sacrificio vs. La educación de los hijos de misioneros
La educación de los hijos de misioneros es uno de los factores más importantes que afecta la duración, ubicación y estrategia de un misionero en el campo ministerial. Lea cómo los maestros hacen posible que los padres misioneros permanezcan en el campo para seguir promoviendo el Reino de Dios.

By Janeen Gutierrez, Ecuador in América del Sur

El llamado a las misiones, ciertamente, requiere sacrificio por parte de los misioneros. Muy pocos de los llamados, a cualquier ministerio, estarían de acuerdo en que la familia debe ser "sacrificada en el altar del ministerio". “Por esta razón, la educación de los hijos de misioneros es uno de los factores más importantes que afecta la duración, ubicación y estrategia de un misionero en el campo ministerial”, comparte Mark Lans, misionero de SIM Ecuador y padre de dos varones.

Aquí en Loja, Ecuador, la necesidad de maestros para nuestros  hijos es urgente. Sin los maestros necesarios, los padres de familia se verían obligados a dejar ministerios fructíferos y crecientes, ya que deben satisfacer la necesidad de enseñar academicamente a sus hijos. Es difícil mantener el equilibro para los que hemos sido llamados. Estamos aquí por obediencia, para cumplir con la Gran Comisión, ya que hemos sido enviados y respaldados por iglesias e individuos, que desean que podamos promover el Evangelio. Sin embargo, la mayoría de ellos también reconocen nuestra responsabilidad como padres y estarían de acuerdo en que no deberíamos sacrificar a nuestros hijos y sus necesidades, priorizando el ministerio.

Los maestros tienen efecto en la eternidad y nadie puede decir donde termina su influencia. "Esto resulta aún más cierto en los maestros que han tenido influencia en la vida de mis hijos y nuestro ministerio. Estar en el campo misionero limita nuestras opciones para educar a nuestros hijos y aquellos que han dedicado sus vidas para enseñarles han tenido una influencia eterna en la vida de ellos y en las vidas de aquellos a quienes podemos alcanzar para Cristo", dice Rebecka King, misionera de SIM Ecuador y madre de tres hijos.

Los misioneros que trabajan como maestros muchas veces no son considerados vitales para la avance del Evangelio. ¡Pero ellos están haciendo un rol de apoyo importante! Le retamos a reevaluar su opinión si no considera importante el rol de los maestros en el campo misionero. Considere cómo puede ayudar a mantener a los misioneros en el campo apoyando a los maestros de los hijos de misioneros para que los padres puedan permanecer en el ministerio misionero promoviendo el Reino de Dios.

>> Si usted está interesado en ayudar a cumplir con nuestra necesidad de enseñanza, por favor, póngase en contacto con SIM. Actualmente necesitamos a una maestra a medio tiempo para iniciar el año escolar 2018/2019, quien enseña a más de siete niveles de estudiantes (de 8 a 16 años) en nuestra pequeña escuela en la ciudad de Loja. También tenemos la necesidad de asistencia escolar en casa para nuestros compañeros del equipo que viven en el área rural de la provincia y están educando a los hijos en sus hogares.


- Por favor, oren por nuestros hijos, que no solo crezcan académicamente, sino también en su relación personal con Jesús, en su conocimiento y comprensión de la Palabra de Dios.
- Oren para que el Señor provea maestros para la escuela de los hijos de misioneros en Loja para el próximo año escolar.
- Oren para que el Señor provea asistencia educativa para nuestros compañeros que viven fuera de la ciudad para el próximo año escolar.